3 de mayo de 2011

El mismo frío, de Stephen Dunn

En Minnesota el frío de verdad llegaba
como ningún otro frío que hubiera experimentado previamente,
una descarada honestidad en él, una claridad
que siempre me tomaba por sorpresa.
En las noches de ventisca con las líneas cortadas
o en el amanecer sin baterías
el frío nos hacía buenos vecinos de todos los demás,
nos volvía honestos porque quizás necesitaríamos
algo honesto de vuelta, ningún autoestopista
abandonado en la carretera, ni siquiera algún helado
desconocido con pinta de desconocido apartado
de tu puerta. Tras una temporada,
recuerdo, cero se convertía en algo cálido—
gente de paseo, las chaquetas abiertas,
los pescadores del hielo en la gloria
de sus chozas como en una canción nórdica.
El frío se apoderaba de nuestras vidas,
vivido en cada conversación, tan absorbente
como la porquería local o el deporte local.
Si te cogía, varado por ahí,
lo que una persona querría hacer
era acurrucarse en él y dormir.
Llegado Febrero, algunos de nosotros necesitábamos
gritar, hacernos daño, divorciarnos.
Una vez, en la Ruta 23, treinta bajo cero,
mi Maverick se gripó, y un hombre
con una manta y una chocolatina, un hombre
hecho para cualquier clima, se detuvo y me llevó a casa.
Para él, el salvador, no era gran cosa.
Solo dos hombres, dijo, en el mismo frío.

THE SAME COLD

In Minnesota the serious cold arrived
like no cold I'd previously experienced,

an in-your-face honesty to it, a clarity

that always took me by surprise.

On blizzardy nights with wires down

or in the dead-battery dawn

the cold made good neighbors of us all,

made us moral because we might need

something moral in return, no hitchhiker

left on the road, not even some frozen
strange-looking stranger turned away
from your door. After a spell of it,

I remember, zero would feel warm—

people out for walks, jackets open,

ice fishermen in the glory
of their shacks moved to Nordic song.

The cold took over our lives,

lived in every conversation, as compelling

as local dirt or local sport.
If bitten by it, stranded somewhere,

a person would want

to lie right down in it and sleep.

Come February, some of us needed
to scream, hurt ourselves, divorce.

Once, on Route 23, thirty below,

my Maverick seized up, and a man

with a blanket and a candy bar, a man
for all weather, stopped and drove me home.

It was no big thing to him, the savior.

Just two men, he said, in the same cold.

(Stephen Dunn, Different Hours, 2000)
(Traducción Andrés Catalán)




4 comentarios:

Sara dijo...

"Come February, some of us needed
to scream, hurt ourselves, divorce.
"

Doy fe de ello.

http://imageshack.us/photo/my-images/269/img7121p.jpg/

Ben Clark dijo...

Muy bueno. Me encanta este poema.

B.

Anónimo dijo...

Acertada traducción. Muchas gracias.

Iñigo

Anónimo dijo...

A ver qué te parece esta traducción del mismo poema; creo que me confundí traduciendo "local dirt" como "tierra local". Un saludo cordial. Iñigo



El mismo frío


Llegó el frío de verdad a Minnesota,
un frío que jamás había sentido,
descarado y franco, un sobresalto
de claridad.
En las noches de ventisca, de cables caídos
y de madrugadas sin batería,
el frío forjaba la buena vecindad,
nos hacía a todos más morales
porque algo moral podría
sernos requerido a cambio,
no había caminante en el arcén
que no fuera recogido,
ni forastero helado de extraña mirada
a quien no se le abriera la puerta.
Después de aquellos episodios, me acuerdo,
cuando subía a menos diecisiete,
sentías calor: la gente salía a pasear con las
chaquetas desabrochadas, los pescadores
rompían a cantar himnos escandinavos
en sus casetas sobre el hielo.
El frío se apoderaba de nuestras vidas,
vivía en las conversaciones con el mismo fervor
que el deporte local y la tierra local.
A quien muerde, atrapado en algún sitio,
lo único que desea es yacer sobre él
y quedarse dormido.
Entrado febrero, algunos de nosotros
necesitábamos gritar, herirnos, divorciarnos.
Una vez, en la ruta Veintitrés, treinta bajo cero,
con el maverick hasta las sienes,
un hombre con una manta y una chocolatina,
un hombre hecho a todo, se detuvo y me llevó a casa.
Para él, mi salvador, no fue nada del otro mundo.
Tan solo dos hombres, dijo, en el mismo frío.