21 de febrero de 2012

'Ave María', de Frank O'Hara


Madres de América
                                     ¡dejad a vuestros hijos ir al cine!
quitáoslos de encima para que no sepan qué estáis tramando
es cierto que el aire fresco es bueno para el cuerpo
                                                                                     pero qué pasa con el alma
que crece en la oscuridad, repujada con imágenes plateadas
y cuando os hagáis viejas tal y como no os va a quedar más remedio
                                                                                                           no os odiarán
no os criticarán no sabrán
                                               estarán en algún sofisticado país
que vieron por primera vez un sábado por la tarde o mientras hacían novillos

quizás incluso os estarán agradecidos
                                                             por su primera experiencia sexual
que solo te cuesta un cuarto de dólar
                                                              y no ofende el sosegado hogar
sabrán de dónde vienen las chocolatinas
                                                                  y las injustificadas bolsas de palomitas
tan injustificadas como lo es marcharse antes de que acabe la película
con un simpático desconocido cuyo piso está en el Edificio Paraíso en la Tierra
cerca del puente Williamsburg
                                                  oh madres habréis hecho a los pequeños mocosos
muy felices porque si nadie liga con ellos en el cine
desconocerán cuál es la diferencia
                                                          y si alguien lo hace bienvenido sea
y realmente se habrán entretenido en cualquiera de los casos
en lugar de perder el tiempo en el patio
                                                                 o arriba en sus habitaciones
                                                                                                             odiándoos
prematuramente puesto que no habréis hecho aún nada horriblemente mezquino
excepto protegerlos de las oscuras alegrías
                                                                          es imperdonable esto último
así que no me echéis la culpa si no aceptáis este consejo
                                                                                              y la familia se deshace
y vuestros hijos se hacen mayores y se quedan ciegos frente a la tele
                                                                                                                     viendo
las películas que no les dejasteis ver cuando eran jóvenes


Traducción, A. Catalán 
El original, aquí.

Times Square 1950, Frank Oscar Larson

3 comentarios:

Anónimo dijo...

qué bueno! es lo primero que leo de Frank O´Hara, pero no será lo último

Anónimo dijo...

Muy fina la traducción. Una duda: ¿por qué "quitároslos" y no "quitáoslos"? Imagino que fue una elección consciente.

Andrés Catalán dijo...

Para fino, su comentario. :)

Tiene usted razón: "quitároslos" es un vulgarismo que se me ha colado. Gracias por hacérmelo notar!