23 de enero de 2017

Ingeborg Bachmann en Roma


NOCTURNO DE ROMA

Cuando el columpio sube
las siete colinas, se desliza también,
con nuestra carga y nuestro abrazo,
hacia el agua sombría,


se zambulle en el lodo del río, hasta que
los peces saltan a nuestro regazo.
Al llegar nuestro turno
nos largamos.

Las colinas se hunden,
subimos y compartimos
cada pez con la noche.

Nadie salta.
Lo cierto es que solo el amor
de uno hace crecer al otro.

(Ingeborg Bachmann)
(Versión de Andrés Catalán)
(El original, aquí)


2 comentarios:

Jordana Amorós dijo...

Me ha costado mucho comprenderlo. Luego, cuando ya he captado el sentido, me ha parecido un poema muy hermoso.

Me he permitido hacer mi propia versión, que me ha ayudado en esta comprensión.

He intentado dotarlo de ritmo métrico, porque en mi opinión eso nunca estorba en un poema, siempre que se respete el sentido.

No sé qué tal te parecerá ( lo mismo he cometido una herejía...)


Cuando el columpio sube a las siete colinas
se desliza también
con nuestro propio peso y nuestro abrazo
hacia el agua sombría.

En el lodo del río
se zambulle , hasta donde
los peces se reúnen sobre nuestro regazo

Al llegar nuestro el turno
nos venimos,
cada cuál por su lado.

La colinas se hunden.
Al subir compartimos cada pez con la noche.

Nadie salta al salir.
La verdad es que solo en el amor de uno
puede crecer el otro.


Creo que habla de un encuentro amoroso, que realmente es casi un desencuentro, pues en el cénit, los amantes no llegan juntos, por eso en el después los peces de colores se quedan en la mitad y nos dejan esa preciosa reflexión " Solo en el amor de uno puede crecer el otro
Aunque quizás es que ese juego tenga que ser necesariamente así, un columpio ( qué bella imagen) en el que alternativamente se eleva y desciende uno u otro amante de las siete colinas a las más profundas fosas del ser .

Un saludo
Jordana

http://islapoetaria.blogspot.com.es/

Andrés Catalán dijo...

Jordana, me encanta tu versión! ¿La has hecho desde el alemán? Hay cosas que has visto que yo no vi. Interesante! Le daré una vuelta.

A.